0 Flares Filament.io 0 Flares ×

James Luceno se esfuerza por desarrollar algunos de los conceptos más sugerentes de Star Wars con algunos de sus personajes menos interesantes
Por Todo Star Wars

star-wars-novela-darth-plagueis_9788416090105

El veterano autor James Luceno es el encargado de contarnos una de las tramas más interesantes sobre uno de los personajes más importantes del imaginario Star Wars: El Emprador Palpatine. Y eso que la novela, como indica el título, se supone protagonizada por su maestro. En las precuelas hemos podido ver cómo este joven diplomático, que en realidad es un Lord Sith, pasa de diplomático a Emperador. Pero la historia, claro, tiene mucha más miga de lo que parece. La íntima relación entre política, poder y Lado Oscuro de la fuerza no es algo que se limite a los telediarios y periódicos, también el Universo Star Wars explora esa triple relación en esta novela que se centra en dos historias entrelazadas, la de Darth Sidius (Plapatine) y su escalada de poder, y la de su maestro Darth Plagueis, que nos conducirán a los acontecimientos en la sombra de Star Wars La Amenaza Fantasma.

Luceno lleva casi una decena de libros del Universo Star Wars y saca adelante en esta novela una trama que llevaba cierto tiempo queriendo desarrollar. Como pudimos ver en las precuelas, hay algunas referencias a una búsqueda de la inmortalidad mediante los caminos de la Fuerza. Por un lado vimos como Qui-Gon logra de alguna manera dar unos primeros pasos en ese sentido, que luego seguirán Kenobi y Yoda. Por otro el mismo Palpatine le narra a Anakin Skywalker la leyenda de Darth Pleguis, trama en la que se centra esta novela. Con toda esta información tenemos un escenario muy interesante para el arranque de esta historia, que desgraciadamente, comparte con muchas otras historias del Universo Expandido lo que parece un mal endémico: la falta de carisma de los protagonistas.

Casi parece un hecho que cuando este tipo de novelas no están protagonizadas por alguno de los protagonistas de las películas (Skywalkers, Solos, Organas y Kenobis) o por un personaje creado ex profeso para la trama, la historia termina congelando en carbonita el interés del lector. No es ya el lastre de la continuidad ni la complejidad de ciertos periodos históricos de la Cronología Galáctica. Simplemente hay personajes que son aburridos. Y en este caso, ni el joven Palpatine ni su doliente maestro Sith llegan a conquistar al lector por su carisma.
Con Palpatine, como hemos visto en Clone Wars y las precuelas, tenemos el problema de que como Sidius, sabiendo que terminará siendo El Emperador, no termina de haber una historia atractiva: es el malo. Y punto. Por el contrario parece que todos sus aprendices, de Vader a Jade o desde el mismo Maul, siempre consiguen una atención por parte de los fans que él no es capaz de lograr. Todo cambia cuando llega a ser Emperador, ¿verdad?

Su maestro Plaeguis tampoco ha terminado de cuajar. Personalmente creo uno de los mayores problemas del personaje es su especie. Un Muun no consigue parecer amenazante por muy Sith que sea, o al menos, yo soy incapaz de imaginarlo como tal. Y dado que es un personaje cuyas referencias están en el imaginarios de los fans y no en las películas, queda muy vulnerable a ese mal del que antes os hablaba. Un personaje que no tiene el respaldo de las películas y que en el Universo Expandido ha quedado un tanto desdibujado entre una referencia y otra. Y eso a pesar de que su historia, a priori, es de las más interesantes del Universo Expandido, pero se ve constantemente ensombrecida por las figuras de su propio maestro y su discípulo.

Luceno, que es consciente de ello, no deja de esforzarse en llamar nuestra atención sobre el hecho de que la biografía de Plaeguis es de lo más interesante. Tanto, que termina cargando las tintas desarrollando a un personaje que parece no dar más de sí. ¿Es un personaje vacío y anecdótico? No deberería, pero desgraciadamente no termina de funcionar. Tal vez le falte ese elemento “cool” de otros villanos de este tipo de novelas, tal vez sea la insistencia de Luceno de que el personaje mola cuando realmente no mola.
Sea como sea, ni Plaeguis ni Sidius terminan de soportar el peso de una trama que se hace muy pesada. Ni el caramelo de ver cómo encajan todas las piezas con las precuelas al final del libro es suficiente como para alentar al lector a seguir leyendo una historia que a grandes rasgos todo el mundo conoce: no te puedes fiar de un Sith.

Es una lástima que una idea tan sugerente como explorar los caminos de la inmortalidad en la Fuerza esté construida sobre personajes tan poco interesantes. Posiblemente estemos ante otro de esos casos de sobre-explicación a últimamente tanto daño han hecho a estas novelas de Star Wars. Tal vez sería preferible que ciertos conceptos siguieran siendo parcialmente misteriosos, como en Clone Wars y no volver a perpetrar una dosis de midiclorianos como en La Amenaza Fantasma. ¿No molaba más la fuerza cuando era un concepto místico qu eno algo que podía detectarse en un análisis de sangre?

En cualquier caso, y a modo de resumen (y final), a uno le queda un sabor amargo tras leer esta novela (y no todos los lectores lo conseguirán) ya que la trama no termina de desarrollar sus puntos más interesantes y se diluye en redundantes idas y venidas sobre lo malo que es Palpatine. Pues claro, pero eso ya lo sabíamos, ¿no?

Sigue a Todo Star Wars en Twitter: @TodoSW y si te gusta, comparte.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Filament.io 0 Flares ×